Páginas vistas en total

martes, 21 de marzo de 2017

En el coche

-       Me resulta ridículo escribirte una carta, porque tienes garabatos míos hasta en tus libros de instituto. Marcas de mis golpes en el recuerdo, amor de mis manos deslizándose en tu cara, todos mis susurros detrás de tus oídos... Pero a veces tengo miedo. Yo que cruzó sin mirar, bebo sin control y vivo sin sentido. Tengo miedo, coge lo que quieras. De no poder decirte suficiente cuando te miro, de no saber expresarme cuando te toco, de que te asuste más de lo que me asusta a mi sentir. De que no sientas lo mismo...

Te miro y tú me estás mirando. No en este momento, pero si en tu cabeza, en nuestro pasado. Me estás viendo bailar en una playa de Calpe, lo sé por como sonríes mientras te miras las manos. Y yo no lo entiendo. 

Ahora dejo de mirarte y eres tú el que deposita sus ojos en mis hombros. Me pierdo mirando al suelo. Tengo las manos sobre las rodillas. Soy un desastre. Soy estúpida. Soy como esa mujer mayor que mira una foto con nostalgia y lágrimas en los ojos, como el perro que lame la herida que el mismo provocó. 

Estoy a punto de perderte, estoy al borde de perderme. Nos estoy dejando morir como quien empieza un libro que sabe que no acabará. 

Dejo la mente en blanco y consigo apartar la vista del suelo. Tu adviertes mi reacción y rozas con las yemas de los dedos mi cara. Sonríes como un imbécil y sé que por dentro estamos llorando. 

Vuelvo a mirar al suelo. Ahora yo también te veo en la playa. Te veo mientras bailo, tú me estás mirando; follándome con la mirada mientras te ríes. 




-       Verás, yo no sé qué va a pasar, pero te sopló aquí en este código que yo manejo y tú comprendes como nadie, que los kilómetros que nos separen siempre equivaldrán a nuestras ganas de dejarnos sin aire. Que aquí mientras la gente siga con su vida, alguien no olvidará la punta de tus dedos. Que toda la que ha saltado en mi cama cerraba la puerta diciéndome que te echo de menos. Que el día que nos conocimos cada vez acumula más polvo y yo solo vuelvo al principio para insinuarte que... yo también tengo miento, no eres la única. Miedo de que algún día te canses de llevarme a casa en brazos cuando bebo más de la cuenta, de besarme las comisuras, de subir a los bordillos, de idas, de venidas, de mi... pero, deberías confiar en mí porque mientras al resto le escribo un hazlo a ti te ruego que ni se te ocurra. 

miércoles, 8 de junio de 2016

KILL 'M WITH KINDNESS

''¿Un beso? Hace tiempo que del beso ya no recuerdo la sensación que deja en el estómago. Ni el calor de la proximidad de un rostro, ni si además la sonrisa posterior era tan dulce como imagino. No recuerdo nada de eso. Estas cuatro paredes encierran todo lo que queda: entra y ponte cómodo, te contaría algo pero últimamente no hice mucho, se me rompió el reloj y en algún momento, decidí dormir durante el día. Por la noche no ocurre demasiado. Necesitaría viajar y alejarme, cerrar puertas, abrir otras, mirar a la gente que no me conoce. Allá a donde no saben quién eres, uno puede ser tan distinto como quiera. No sé qué quisiera decirte o de qué forma, pero lo que siento es tuyo y no podría explicarlo. He tirado la toalla y atado de manos, me he sentado muy quieta a esperarte. La rutina, corazón, tiene esa forma de burlarse de nosotros. Y pasan los días con ese estilo, de quien se viste con prisa para no llegar tarde. No sé dónde ha quedado el beso o el intento de besarnos, ni siquiera si el último abrazo que nos dimos duró tan poco como recuerdo. No soy distinto de cualquier chica. Lo mejor de mí, supongo, sucedió cuando nadie miraba, y tú que estuviste más pendiente de otras cosas, ni siquiera te diste cuenta. El problema es no saber empezar de cero, y a mitad de este problema el resultado, ya no tiene sentido alguno. ¿Crees que la vida cambia o es como un cuadro, donde los lugares y las personas siempre son los mismos? 
Por supuesto que hubiese funcionado. Ya nos imagino durmiendo hasta altas horas de la tarde, encerrados tras la oscuridad de las persianas, y apagando religiosamente las alarmas del domingo, como cristianos que van a la misa de las sábanas y el colchón que chirría. Y para desayunar: café aguado. Quizá nos de para alguna cafetera de esas que funcionan con cápsulas, pero no es seguro. O quizá pueda llevarme la que hay en casa de mis padres, ellos tampoco la usan tanto. Pero, de cualquier forma, viviríamos a nuestro aire, asomándonos al balcón, ya caído el sol tras los edificios, para ver a los niños jugar en la calle, mientras un grupito de ancianas en el banco, comentan con entusiasmo el nuevo episodio de la telenovela. Yo nunca —jamás— he sabido qué es una vida perfecta. No puedo imaginarme un círculo redondo, tan perfectamente redondo, sin tener ganas de estamparlo contra el suelo, y formar así otras figuras. Detesto el orden y a quien trata de imponerlo. Creo que las cosas se dejan caer y vuelan, ¿me entiendes? Pero a veces se arreglan las cosas hasta que se convierten en algo distinto. Hagámonos el favor de no forzar la inercia de quererse, que si no, no funciona. Dos deben quedarse, en definitiva, sabiendo que pueden marcharse si lo necesitan. 
Ojalá sonrías, y no te culpes. Tú cambias vidas, pero no destinos. ''

Imagen de couple, love, and bed


lunes, 25 de abril de 2016

La academia de la vida

Entonces llegarás tarde como de costumbre, te sentarás a un lado y escucharás unos minutos antes de levantar la mano. No te interesa nada de lo que hablan en ese momento. Ni si quiera has prestado atención. Quizá podría haber sido la lección más importante de tu vida pero no la hiciste caso como de costumbre. Levantas la mano porque lo único que quieres que te expliquen en esa pequeña academia de la vida es por qué se marchó. Quieres saber en qué momento se torció todo. Y entonces... Entonces toda la sala de gira hacia ti y te mira fijamente a los ojos y tú, por encima de eso,  repites firmemente " ¿por qué? " Entonces giran la mirada al sitio que está justo a tu lado y de repente la ves a ella, tarde, como de costumbre. Ella que siempre estuvo a tu lado y que, para variar, ni si quiera te diste cuenta.

La clase de ese día trató sobre cómo alguien que te quiere nunca te abandona,  ni por el peor de los errores. Te sigue en silencio, sigilosamente quizá. Y se queda a tu lado, siempre. Trató sobre cómo hay personas que anteponen la felicidad de aquellos a los que quieren antes que la suya propia. Por qué eso es el amor. 

domingo, 27 de marzo de 2016

Dijo "llamaré mañana" y mañana dura siempre.

Es domingo por la noche o eso decía ella. Son las putas 4:51 de la mañana. Yo no soy muy de dormirme tan tarde por eso de que las mañanas me gusta empezarlas temprano con una buena taza de café recién hecho. Ella siempre decía que odiaba madrugar. Sin embargo, cuando yo intentaba convencerla de que era la mejor manera de aprovechar el día, ella no dejaba de interrumpirme con chorradas como que estar despierto en la noche era la mejor manera de pensar. Entonces yo la miraba cabreado porque nunca me dejaba terminar las frases y ella sonreía y decía "¿Sabes qué? Que da igual cómo lo hagamos porque la vida es maravillosa, lo pone en este sobre de azúcar" y lo derramaba hasta el fondo de su café. 
Era perfecta. Era jodida, inexplicable e increíblemente perfecta. Aunque nunca me creyese del todo. 
Supongo que al final he encontrado el punto medio entre la noche y el día y aquí me hallo; despierto a las 5:00 de la mañana. Porque para unos es la mejor manera de aprovechar el día y para otros es la mejor manera de pensar. 

Cada sobre tenía su propio mensaje grabado. No tengo ni la más mínima idea de quien los invento pero, le daría las gracias, porque hoy me he despertado más temprano de lo normal y me he acostado más tarde . Y mientras disfrutaba de mi café recién hecho ha vuelto a aparecer ese maldito sobre de azúcar. "La vida es maravillosa" y ha sido ahí cuando la noche se ha apoderado de mi. Cuando he empezado a comerme la puta cabeza pensando en el sentido de la vida. En qué sentido tiene mi vida sin ella. En que mis noches están llenas de soledad y mis mañanas vacías de interrupciones. Estoy cansando de que me dejen terminar las frases y de que la vida no sea tan maravillosa.

Creo que a veces tomamos decisiones equivocadas en momentos equivocados que nos llevan a donde nunca quisimos estar y derepente ahí estamos. Y ya no hay vuelta atrás.  "La vida no da segundas oportunidades" decía el sobre de ayer..." Y cuanta razón tenía " -le escribo a ella. 

Te quiero. 



martes, 8 de marzo de 2016

¿Qué tiene la noche que nos vuelve tan sentimentales, débiles y pensativos?



La gente te dirá que el amor, si es real, es paciente, suave, amable e inevitable. Pero están equivocados. El amor es un desafío. El amor es una contradicción de nuestra naturaleza más fundamental. Es seguir luchando cuando todo lo que conocemos nos dice que nos rindamos; es dar nuestro último suspiro cuando estamos echos pedazos; es la revelación de la debilidad que estábamos supuestos a ocultar. El amor es un acto de guerra; una batalla en desarrollo que comienza cuando nos declaramos a nuestro enemigo y amamos a nuestro único aliado. Y si es real, nunca termina. El amor verdadero no para, no se rinde, no libera o ata. El amor verdadero lucha.

Creo que es por eso que no quiero que te vayas, y si vivieras conmigo, te dejaría cartas debajo de la almohada. Sé que no te gusta la soledad, y que también te gusta leer. Eso ayudará con ambas cosas.

Imagen de beard and coffee

sábado, 12 de diciembre de 2015

I got tired of waitting, wondering if you were ever coming around.

Es de idiotas que te estén diciendo ''te van a hacer daño'' y tú inconsciente sigas queriendo asomarte a mirar por ese precipicio. Como cuando sabes que algo quema y que si te acercas mucho te vas a abrasar y aun así decides acercar la mano y estirar los dedos porque necesitas sentir ese calor que tanto añoras.
Supongo que todo llega y todo pasa. Eso también lo dicen mucho ahora. Pero la gente habla de cosas que no tiene ni idea, eso siempre ha sido así. De forma hipócrita dan consejos estúpidos sobre cosas no tan estúpidas y luego se van. Te dejan. Para que te caigas por el precipicio si no decides hacerles caso y que luego puedan decirte que estabas equivocado y ellos llevaban la razón. 
Los verdaderos amigos saben que eres idiota y que te acercaras a mirar y pondrás la mano en el fuego por alguien a quien quieres... a quien echas de menos. Y se quedarán a tu lado a esperar a que estés a punto de caerte y entonces poder agarrarte de la cintura e impedirlo. Nunca dirán '' te lo dije''. Ellos llorarán contigo sabiendo que lo hicieses lo que hicieses, creías que merecería la pena el dolor. Entonces, te dirán que te quedes con los buenos momentos que vivisteis, tú llorarás aun más, como a un cachorro al que atan en la puerta del supermercado; porque no entiendes porqué estas fuera del juego.


miércoles, 18 de noviembre de 2015

EL BAÑO

Se miraron a los ojos y convirtieron el baño en una suite de lujo; Los cristales empañados sin calefacción. Dibujando sus cuerpos contra el espejo. Lloviéndose bajo la ducha. Mordiéndose la sal que quedaba de la playa y sus marcas de sol. Enjabonándose el cuerpo y la vida, dejando resbalar sus manos contra la pared y los besos en la nuca. Viviendo sin toalla, follando sin control. Jugando a dar sin pedir nada a cambio. 

Y el grifo no se giró nunca.

                                                                    


                                                                                                                 Casi sin querer.

miércoles, 21 de octubre de 2015

This is how you lose her.

"This is how you lose her.
You lose her when you forget to remember the little things that mean the world to her: the sincerity in a stranger’s voice during a trip to the grocery, the delight of finding something lost or forgotten like a sticker from when she was five, the selflessness of a child giving a part of his meal to another, the scent of new books in the store, the surprise short but honest notes she tucks in her journal and others you could only see if you look closely.
You must remember when she forgets.
You lose her when you don’t notice that she notices everything about you: your use of the proper punctuation that tells her continuation rather than finality, your silence when you’re about to ask a question but you think anything you’re about to say to her would be silly, your mindless humming when it is too quiet, your handwriting when you sign your name in blank sheets of paper, your muted laughter when you are trying to be polite, and more and more of what you are, which you don’t even know about yourself, because she pays attention.
She remembers when you forget.
You lose her for every second you make her feel less and less of the beauty that she is. When you make her feel that she is replaceable. She wants to feel cherished. When you make her feel that you are fleeting. She wants you to stay. When you make her feel inadequate. She wants to know that she is enough and she does not need to change for you, nor for anyone else because she is she and she is beautiful, kind and good.
You must learn her.
You must know the reason why she is silent. You must trace her weakest spots. You must write to her. You must remind her that you are there. You must know how long it takes for her to give up. You must be there to hold her when she is about to.
You must love her because many have tried and failed. And she wants to know that she is worthy to be loved, that she is worthy to be kept.
And, this is how you keep her.
"
  (via justinancheta)
THIS
(via thisisnotmyfairytaleendingg)(Source: golden-notes, via thisisnotmyfairytaleendingg)




sábado, 17 de octubre de 2015

Living is not easy.


"You may wonder why do I write in English sometimes. Well... I don't even know why, I just feel more comfortable like this. I guess it has to be because I am afraid of say it in another way, and I have the belief that, people I don't want to know, will never know all my words were because of them. 

I am in that certain moment in life when you realize that everything you believed is not true. 
I spend my nights looking pictures of clothes I will never have and girls I will never look like. I spend my sleeps dreaming about "lovers" I will never find. 

I am afraid of many things right now, but "failing" is the one which is always on my mind since the moment I wake up. 
Is like I always though I will be somebody who people will always remember, who will have her own post on Wikipedia, her own space in history books... but day by day I just feel more and more disappointed with what I thought living would be. This is fucking difficult and I am not saying I have gave up, it's only that now, I don't think life's fair.  

I am not a common girl. I can't sit down and think I have everything that I need, when we still have a huge universe waiting for us to be discover; cause I am ambitious and, I really don't know how bad is been it... I have to find the way of growing every day until I die. I guess that's what I need to be happy. 

Maybe I just see life this way because I may be sad now, or because I haven't lived enough, but I know that I will always be expecting more and you can't make me change my mind. "

viernes, 18 de septiembre de 2015

Gallantry.

"Quién te va a aguantar cuando te caiga el mundo encima, 
Quién te va a decir que no estas sola, que te entiende y te quiere, que ambos sabéis que todo va a ir mal, pero él no se va, él se queda para hundirse contigo hasta el lodo, hasta que el agua os cubra, que no le importa dejar de respirar si es a tu lado donde va a morir. "





jueves, 10 de septiembre de 2015

Carta a un amigo,

¿Sabes esos momentos en las películas en los que todo va a cámara  muy muy lenta? Mirarla es siempre así. 
A veces siento la necesidad de pellizcarme en secreto para ver si estoy en algún sueño, y no se lo he confesado nunca, pero cada vez que la veo, siento unas ganas inexplicables de quitarle todo menos esas sonrisa idiota que ojalá nunca deje de llevar puesta. 
Hoy vamos a salir a cenar, o eso creo. Me ha llamado hace una hora y solo me ha pedido que sea puntual. Sorprendentemente tiene algo preparado. Para mi. Solo para mi. 
Me temo que estoy acostumbrado a ser el que sorprende y no se si alegrarme o salir corriendo. 
Muchas veces pienso "¿Qué pasaría si se termina ahora? Si le digo que yo todavía no la quiero como siento que merece y da media vuelta y se va ¿podría seguir después de esto sin ella ?" Pero cada vez que intento vivir como solía hacerlo antes de conocer sus caricias y sus besos algo falla en mi y no consigo ser como antes. Será la cara que me deja de idiota cada vez que nos despedimos, cuando yo me hago el duro intentando fingir que quiero que se valla aunque desee pasar con ella el resto de la noche. 
A veces se me olvida que es una niña y nos imagino juntos, con una vida para nosotros, nuestra propia rutina, en una cena familiar... Pero luego vuelvo al miedo de que esos 18 vuelvan a decepcionarme y simplemente olvido lo de esa cena y lo de la vida y me intento convencer de que si tiene que ser será en el momento adecuado. Por que sí, soy de esos que siempre ponen pegas y sacan el fallo del ahora para no pensar que quizá ya sea el momento. Al fin y al cabo siempre ha sido más fácil huir que mojarse, y si no, que se lo pregunten a uno de mis amigos; a parte nunca me ha gustado la lluvia. Los días grises hacen que me coma la cabeza y dios... Apuesto a que ella tampoco lo sabe pero a veces también quiero darme la vuelta e irme. Sin embargo, hay algo que me ha enganchado de los huevos y no me deja dejarla. Es como si quisiese que firme ser mía sin tener que firmar el ser suyo. Una especie de matrimonio a medias, ni si quiera creo que exista la palabra. Es como que intento huir del echo de pertenecer a alguien; una especie de autoescudo que diga "nunca fuimos en serio" en caso de que salga mal. Pero ella se lo toma muy en serio y no se hasta que punto me gusta, es más, me asusta. 
Ojalá pudieses conocerla... Estoy seguro que te enamorarías de su mirada cuando habla tan enserio como prometiéndote una vida sin pedirte nada a cambio. Es tan profunda. Me atrapa. Y me quedo embobado unos segundos antes de soltar alguna frase que ella llamará "soez" y que así no note que ella también me gusta cada vez mas y no puedo evitarlo. 
No quiero decepcionarla. Ojalá pudiese ser todo lo que ella necesita y merece. Ojalá pudiese desprenderme del pasado y de las preocupaciones. Del miedo. Del pánico. 
Ojalá pudiese dejar de ser tan idiota a veces, cuando sobrepasó los limites y no me doy cuenta. Se que ella terminara cansándose de mis repentinos cambios de humor y que terminaremos quemándonos por jugar tan cerca del fuego. No necesito que nadie me diga lo que va a pasar. Nos vamos a dar una ostia increíble algún día, pero mientras corremos hacia el muro yo espero apoyado en el capo de mi coche, impaciente, porque quizá pase que sea masoquista o quizá pase que, como que, no sé, que... que la aprecio creo, que a veces es como que me muero por ella... Que a veces es como que... como que la quiero.




 

domingo, 2 de agosto de 2015

Time pass by

Apoyaba la cabeza cerca de la ventanilla y cerraba los ojos con cada golpe de aire frío que entraba en el coche. Aquella noche le había pedido al chofer de su marido que saliesen a dar un paseo por las calles de Barcelona. Llevaba allí casi dos semanas y lo único que conocía bien era la tela granate y dorada que cubría las paredes de la habitación de hotel en el que estaba alojada. 
Cuando tenía los ojos abiertos miraba las calles como con una luz extraña en la mirada que ocultaba una inmensa soledad. Su pieza favorita de piano sonaba en la cinta que le dio aquel joven aquel verano. 
Ella estaba ciega. Al principio por una preciosa cinta de terciopelo rojo que con el tiempo, fue desgastando su tacto hasta hacerse áspera, llegando al punto de desgastar su mirada.  
Sus ojos eran profundos como lagunas de agua muy fría, de un azul turbio. Dejaba ver solo en su superficie una resistente capa de fina felicidad, provocada seguramente por el recuerdo de otros tiempos, que ocultaba la infelicidad que llevaba sintiendo durante años, visible únicamente por aquellos ojos que llevaba buscando los últimos meses deseosa de que la salvasen de su error. 
Creo que fue entre la quinta y sexta calle recorrida cuando pidió que parase. Bajó del coche y se acercó a una pequeña cafetería. Estaba cerrada, sin embargo había una pequeña vela que lucía en una de las mesas. Ella llamó y llamó, pero no abrió nadie.
Hicieron el mismo recorrido durante las dos semanas siguientes que le quedaban de estancia y fue la ultima noche la que esperaron en el coche hasta la mañana siguiente, hasta la hora de apertura. 
"¿Le apetecería un café Tom? " dijo con decisión. 
Sus ojos buscaban cruzarse con los del encargado del local; un maduro caballero de un humilde buen ver, aunque al mismo tiempo escondía su rostro tras la carta de postres. 
Cuando estaban a punto de irse vio a una de las camareras cambiar la vela ya consumida de la noche anterior por una nueva, y no pudo evitar preguntarle a que se debía tal gesto. La joven señorita le dijo casi susurrando que el humilde caballero pedía encender una nueva vela cada mañana en memoria de una chica a la que amo; justo en la mesa donde ella estaba sentada cuando se conocieron. No porque esta hubiese muerto, sino porque el siempre decía que un día ella dejo de ser ella sin un por qué y entonces se marcho y él mantenía esa vela encendida con la esperanza no solo de volver a verla sino de poder volver a mirar a los mismos ojos de los que quedo enamorado.
Ella cerró los ojos intentando recuperar a la chica que se sentó aquel día de verano en aquella mesa y dejo caer una lagrima como intento de limpiar su mirada, pero cuando abrió los ojos solo vio cómo subían su equipaje en el avión de vuelta a Londres. Y creo que fue ahí cuando se dio cuenta de que se le había pasado la vida buscando lo que ya tuvo una vez, en algún verano. 


lunes, 25 de mayo de 2015

.PROMETO NO ABANDONARME NUNCA.

A veces la vida nos coloca a la misma distancia de huir o quedarnos para siempre. Él decidió irse. Sí, por fin lo he dicho. Se fue. No está en un viaje de trabajo como os prometí.
Era una mañana gris sobre un todavía amanecer que dejaba ver las delgadas sombras de su primitivo color dorado. Madrugué más de lo común para bajar a la cafetería de la esquina a por un café para mí y un batido de vainilla para él, nunca entendí por qué le gustaban tanto, aunque a decir verdad nunca entenderé muchas cosas de él.
Ya se había ido cuando subí. No quedó ni rastro de su presencia en aquel estudio que conseguimos alquilar a mitad de precio durante el otoño. Toda su ropa, sus zapatos, sus vinilos preferidos... se lo llevó todo.
No quise aceptarlo; no conseguía entender el por qué.
Sin embargo hoy, 23 días después, he conseguido abrir algo más los ojos y veo las cosas de un modo diferente, me doy cuenta del tiempo que llevaba planeando su huida. He aprendido a no culparme por sus errores y a tratar de hacer que el dolor se haga más indetectable con los días, pero es difícil.
Era más que probable que algún día tuviese que pagar por todo el placer y la alegría que el amor provoca. Y cuanto más intensamente amase más intenso sería el dolor futuro. Yo lo sabía, pero nadie puede aprender sin haber cometido errores antes.
La vida te dará y te quitará lo que más amas, pero hoy, a 23 días sin tí he conocido a alguien... alguien que siempre estuvo ahí para mí y a quien no supe darle la importancia que merece.
Soy yo y sin duda voy a darme una oportunidad.

 https://www.youtube.com/watch?v=svlE0MLV3Vg&list=LLmUFQk7Jv5oqKQJsS4KwBcA&index=1

domingo, 17 de mayo de 2015

Missing summer.

It is magical, isn´t it ? The way someone can makes you fell just kissing your spine in the morning. That beauty on your pillow that holds you in the night.
I found you when I used to be afraid of the world, then, little by little, everything started to feel less empty.
Spring came soon that year. We seemed to be liked by the universe, I never see a miserable raindrop this summer. 
But autumn came, we couldn't scape from that. Even universe couldn't help us. 
Days have became colder since you 're not; I can barely find sun light among all this darkness. 
I wonder if summer will come back someday. I miss the sun nearly as much as I miss us laying underneath it. 
'' It's been a long day without you my friend '' and I just wanned to thank you for the memories, but it's time to find someone who won't be afraid to admit that he miss me. Someone who knows that I'm not perfect, but treats me as if I were. Someone who's biggest fear is lossing me. One who gives his heart completely. Someone who says he loves me and means it. Last but not least, find someone who wouln't mind waking up with me in the morning, seeing me in wrinkles and my gray hair, but still falls for me all over again.

lunes, 11 de mayo de 2015

Karma has no dead line.

I am still waiting for a happy ending to exist. You always had been my happy ending baeb, but now that you're gone I wonder what's left on my purse apart from two rusted pennies and a lot of memories I would never be able to swap.
I miss you so much baeb, and I think I would never forget you, but it is time to move on. 
I am sure that sooner or latter another someone, who would gift me moments not having to cry any tears to get them, will find me, and then everything will be all right. 
At least that's what I can't stop reminding   myself each time you make me cry again. 
I hope some day you will find your feet and became conscious of what you loosed by making mistakes such big as letting someone who really loved you go.

Tonight I am laying down in that beach, while the sand tries to make me sneeze and the breeze is making my tears run down my cheeks. 
I swear that if I  e v e r  find someone who could just love me a quarter part of what I currently love  you I will never let him go.



Where are you now?

viernes, 8 de mayo de 2015

Todo por ella.

"Lo daría todo por ella" dijo llorando, sin embargo, no lo dio. 
Es duro a veces reconocer que nos equivocamos tomando decisiones que traerán claras consecuencias que en el mismo momento no conseguimos ver, pero que están ahí; aparecen cuando más hundido te sientes para recordarte que cometiste un error y entonces, seguramente, ya sea tarde para reaccionar. Pero en fin, no me hagáis caso, tan solo soy una adolescente empedernida que estuvo a punto de dejar su vida para dársela a un idiota que nunca dio su "todo" por ella. 

martes, 28 de abril de 2015

Past.

A veces, cuando observo el cielo descubro lo inconsciente que soy al no saber lo extensa que es la distancia desde aquí a allí. Sin embargo cuando subíamos a aquellas azoteas a las que me llevaste parecía que podía tocar las nubes con la punta de mis dedos y, no recuerdo mejor sensación que la de poder besarte mientras intentaba hacerlo. 
Comprendí que hay distancias inescrutables ya que no depende de nosotros poder llegar al otro punto y es sorprendente lo injusto que me resulta teniendo en cuenta que yo no fui quien elegí que te marcharás. Quiero creer que fue el universo, el destino quien te alejó de mi, pero me doy cuenta de que por terrible que parezca has sido tú quien has decidido dejarme aquí sentada, en el bordillo del edificio más alto de nuestra ciudad favorita. Sola. Sintiendo que sin tus impulsos jamás volveré a sentir que puedo tocar el cielo. 


martes, 21 de abril de 2015

So kiss me.

La primera vez que te vi quise gritarle al cielo lo injusto que me parecía tenerte ante mis ojos y no poder tocarte. Eras inalcanzable. Como una nebulosa hecha de todo lo que me encanta. Eras tan lejano...
Pero un día, hace ya mucho, descubrí el material del que estaba hecha la escalera que subía a las estrellas, y entonces lo hice, subí, y pude por fin tocarte. Fue maravilloso ¿sabes? No sabría expresarlo bien con palabras, pero fue como uno de esos besos que nos dimos mientras la luna era testigo de las cosas que me dijiste. 
Ahora la luna esta tan lejos para verificar aquellas palabras que tan solo son un recuerdo. 
Hacían cosquillas. Cuando las susurrabas despacio en mi oído hacían cosquillas. Y yo reía como si me contasen el chiste mas gracioso del mundo pero con los ojos brillantes de amor. Porque, no se si te lo he dicho alguna vez pero, yo le dije al sol como podía brillar más fuerte en las mañanas frías de aquellos que las pasaban solas en invierno, porque tu hiciste en mi ese brillo, me descubriste el secreto de la felicidad y me dejaste saborearla lentamente, por un tiempo, sin saber que hoy seria yo aquella chica sin nadie con quien compartir esta helada mañana de invierno.


domingo, 12 de abril de 2015

Falling slowly.

En los últimos vagones sentada entre toda esa gente desconocida estaba ella. Radiante. Con su vestido marrón y aquel broche en el pelo. Perfecta. 
Cada mañana que amanecía gris llevaba unas botas negras que me hacían reír y, sé que nunca os he hablado de ella, pero, creo que podría haber sido el amor de mi vida. Aunque eso, nunca lo sabré. 
Siempre tuve la tentación de sentarme unas butacas más a la izquierda para acercarme a oler su perfume durante el viaje, pero nunca reuní el valor necesario para hacerlo. Me conformaba con observar sus labios desde la distancia. Y esperar a que levantase la mirada para que me viese ahí sonrojado por la sensación que me producía pensar en poder hacerla mía. 
A veces me miraba tímida, ella era así, quizá por error pero, me miraba fijamente unos segundos ¿sabéis esa sensación?creo que son los ojos más bonitos que he visto brillar. 
Hoy, escribo desde la butaca que esta más a la izquierda, a su lado, pero sin ella. 
Hace semanas que no la veo. Meses. Y, a pesar de saber que este día llegaría, es mucho más aterrador de lo que pensé. 
Nunca sabré tampoco si le gustó la historia de aquel libro largísimo que leyó una y otra vez mientras esperaba a aquella otra señorita. Mientras escuchaba sus risas y lágrimas. 
No estoy muy seguro de cuanto tiempo ha pasado en realidad pero, yo llevo el pañuelo blanco que olvido en esta butaca el último día que la vi. 
Esperando sentado a que vuelva, decidido a decirle hola por primera vez, pedirle el teléfono e incluso invitarla a tomar un café después del trabajo. 
Estoy seguro de que se me pasarían las horas hablando de su sonrisa y con el tiempo le confesaría que me enamoré de ella la primera mañana gris que la vi cruzar la puerta del último vagón de aquella estación de metro.



jueves, 12 de marzo de 2015

Darkened soul.

A medida que creces te vuelves consciente de que nunca has sido inmune a todo, y menos frente a la vida. Y experimentas lo mucho que duelen las cosas. 
Después de un poco de dolor, pasa el tiempo, ese que dicen que todo lo cura, y te ayuda a hacer leves las heridas que poco a poco se van cerrando sin que te des cuenta, y cuando vuelves a estar preparada para salir a la calle y enfrentarte a otro día vuelves a caer, porque ese tiempo que "lo cura todo" te a hecho olvidar lo mucho que sufriste la última vez . 
Es porque piensas que esta vez todo será diferente. Pero te equivocas. Y confías. Te lanzas muerta de espalda en sus  brazos creyendo que no va a dejarte caer y entonces cuando la palma de tu mano roza el suelo de nuevo, vuelven todos los recuerdos y te preguntas por qué esta vez . Qué fue lo que te cegó esta vez. Y lo único que sabes es que lo amas. Y... Dios, lo amas tanto que caerías un millón de veces por él. 
Y a veces te gustaría poder decir basta, pero algo dentro de ti, quizá alguien, está convencido de que alguna de esas veces realmente será diferente y entonces lo habrás encontrado. 
Pero qué pasa si todo eso no existe. Si los finales felices no están compuestos más que por una costado que soporta todos los golpes. Me pregunto que pasará cuando realmente no pues más o me pregunto si el tanto hace que ya nada duela como perderle.

 "I wish that I could wake up with amnesia, and forget about those stupid little things." 

domingo, 1 de febrero de 2015

Noviembre sin ti-

A veces desearía poder volver a sentir ese hormigueo en la boca cuando hablabas tan cerca de mi que me faltaba el aliento. Me gustaría tener la certeza de que otro escuchará también los millones de notas de voz que mando a lo largo del día que duran años y ojalá alguien llegue a comprender porque las notas de "buenas noches" son las mas largas y me conozcan tanto como para saber que odio las despedidas. No me gustaría volver a amar a otro como te amo a ti porque duele la distancia a la que estoy ahora y no soy capaz de imaginar cómo dolerá cuando te acerques tanto a mi que de repente aparezca ese extraño cosquilleo en el labio y me de cuenta de que tus besos no saciaran nunca mas mi sed de ti. 

lunes, 25 de agosto de 2014

Is hard to say goodbye.

El gélido invierno se acerca callando entre los árboles. Nos acaricia con el aire de las mañanas frías de otoño. Nos recuerda que siempre estuvo ahí, que nunca desaparecerá. 
Las horas frente a la ventana parecen largas mientras vemos pasar al tiempo y, a veces, nos lanza un beso.
"El verano" susurran - "Se ha marchado para siempre". 
Las lágrimas de las estrellas brillan en lo profundo del cielo esta noche. Los días se hacen cortos y la luz escapa apresurada de los días azules.  
En mi cabeza las cosas no han cambiado nunca; Seguimos sentados a la orilla de un cálido atardecer lleno de sueños que nos envuelven con esperanza y hacen que siga aquí, sentada frente a la ventana, pidiéndote que no se pierda nunca la costumbre de mirarnos fijamente hasta que uno de los dos se ría. Asegurandote que desde hoy, todo lo que haga, será para nuestro futuro juntos. 


viernes, 20 de junio de 2014

Home

Me gustaría volver a pasado para volver a revivir la época en la que era feliz y no lo sabía. Justo en ese momento me doy cuenta de que da igual lo que pase con mi cuerpo. Que bien podría estar completamente limpio a estar lleno de cicatrices porque hace mucho tiempo deje que la soledad se metiese en mi cabeza y en mis pensamientos. Me da miedo que las heridas sanen y que las cicatrices desaparezcan porque he pasado tanto tiempo con ellas que ya las siento como parte de mi y simplemente no sabría que hacer sí mi piel dejase de contar historias y las miradas empezasen a posarse en mi. No sabría reaccionar porque siempre vivo en las sombras. Lo único que sé es mirar a los ojos a las personas que me hieren y sonreírles demostrándoles que soy más fuerte de lo que ellos creen aún cuando por dentro sientes cómo un bisturí corta trozos de tu piel y la sangre empieza a fluir por tus heridas. 

viernes, 6 de junio de 2014

Esperaría cien vidas, por caminar una contigo.

Cerré los ojos porque no quería sentir otra cosa que no fuesen sus besos. Abrí la puerta y deje ir a todas aquellas preguntas que nunca supe responder. El viento pareció acariciar mi cara con una suave brisa. De lejos se oían las olas rompiendo bajo el atardecer casi consumido por la infinita oscuridad de la noche y, derepente, abrí los ojos y se fue. No supe que decir aunque sabía muy bien que no era necesario decir nada. Tenía miedo a estropearlo de algún modo. Se había ido. 
Abracé mi cuerpo con la chaqueta de lana vieja y respiré tan hondo que todavía puedo sentir las cenizas de aquel aire en mis pulmones. El frío parecía haberse escondido detrás de los árboles, pero aquel aire hacia que se me pusiesen los pelos de gallina. 
En la radio dijeron que volvería a llover aquella noche. Pero la lluvia nunca volvió. Tampoco él. 
 Llegó el verano acompañado de ese ambiente soleado que me levanta dolor de cabeza. Salí a la playa y moje mis pies en la orilla. La sal hervía en las heridas que nunca llegaron a desaparecer del todo. Las cicatrices siguen ahí. Aquí. Las acaricio y vienen a mi cabeza recuerdos que quizá he olvidado, y memorias que quise olvidar y todavía recuerdo. 

domingo, 1 de junio de 2014

California here we come.

Hola Junio. ¿Qué tal fue todo por allí? Aquí llegaron las nevadas y los vientos acompañados de las ganas de tomar chocolate caliente en la taza que trajimos de recuerdo de aquel bar. Casi creo haber olvidado tus playas cristalinas y aquel vals sobre la arena que nos hizo bailar hasta enamorarnos de aquel atardecer inundado de caricias sin secretos. Quizá sea demasiado pronto para olvidar. Quizá nunca vallamos a hacerlo.
He estado fuera de casa por un tiempo. He recorrido parques, valles y ríos infinitos. He visitado museos, azoteas y, también otras playas. He aprendido a volar de nuevo. Y, ahora, cuando casi creía haber olvidado todo, llegas otra vez, con tu calor que hace que me sonroje cada vez que me pide un beso.
Ya noto el sol abrasando las carreteras de la ciudad y nuestros pies descalzos sobre el paseo de baldosas estrelladas jugando a ser alguno de esos nombres.
Quiero que el agua de tu orilla moje nuestros talones. Quiero que la noche no acabe hasta que no salga el sol de la siguiente mañana y que las risas sean infinitas, como el olor a arena mojada que llegará hasta el apartamento en el que nos alojaremos, compartiendo cama con la locura y mesa con las personas que nunca van a dejarte ir aunque el verano acabe. Porque siempre volverán a buscarte.


viernes, 23 de mayo de 2014

Comptine d'un autre été l'après midi

Camino por los pasillos vacíos de sueños. Vacíos de esperanza, del eco de tu risa, de mis carcajadas...
Camino por los pasillos llenos de dolor, de pena, de llanto... 
Camino por los pasillos de paredes pintadas de gris y a veces negro. Sin luces, ni velas... Sin mapas de instrucciones ni fechas de retirada. 
Camino por los pasillos estrechos de esta vida que se que he elegido. Pero es que a veces somos tan tontos... Nos equivocamos y, bueno, dicen que es fácil remendar las cosas por eso de que nunca es tarde y, aún así, nada cambia. Nada pasa. Todo se queda.
He visto el mismo extintor un millón de veces porque conozco esto de memoria. Cada recoveco, cada baldosa suelta, cada agujero en la pared... 
Camino por los pasillos y me resbalo con en recuerdo. Veo por las ventanas gente que se ama, como nosotros. Gente de la mano en aquel parque. En esos columpios. En esa barca...  Veo coches, aviones y trenes que se alejan de la ciudad. Veo mares infinitos. Cielos infinitos. Horizontes infinitos. 
Pero, eso es sólo porque no podemos ver el final. Porque no queremos ver el final. Nos gusta esta puesta de sol y no queremos que acabe nunca. Hacemos una foto, la guardamos en el bolsillo y seguimos mirando. Siempre seguiremos mirando. 
Camino por los pasillos muerta de envidia. De miedo. De dolor. De angustia. 
Temo cuando me hablas porque quizá digas algo que pueda hacerme más daño. Algo que me diga que estas arrepentido y que lo has pensado mejor. Que ya no estas seguro que querer seguir así. Sentados en aquel sofá donde tus planes eran llevarme contigo al fin del mundo. 
Temo cansarme de esperarte, porque he de decirte que mis piernas empiezan a resistirse. No soportan pasear más por este suelo. 
Yo también creía que nunca sería tarde pero... 
Camino por estos pasillos vacíos de ti, llenos de soledad, sin ningún conmigo. Sacó la foto del bolsillo y esta arrugada pero yo la estiro y vuelvo a guardarla. Coloco recto el extintor de la pared pintada de gris y sigo caminando. Firme. Sin pararme. Sin más caídas, ni desmayos. Sin más lo sientos, ni volvamos. 

viernes, 16 de mayo de 2014

Juguemos a conocernos de nuevo.

Hace un tiempo mis días se quedaron vacíos. Todo lo que hacia, decía o pensaba, tenía que ver contigo. Y, desde el momento en el que todo cambio; desde el momento en el que mi rutina, mi día a día, dejo de consistir en hablarte/pensarte, ya no soy la misma. Ni sí quiera soy la que era antes de conocerte. No se quien soy. Me miro al espejo y me veo reflejada, me reconozco, pero, esas lágrimas no me pertenecen a mi. Son todas tuyas. Yo no las quiero. Son un peso que no puedo soportar. Tu siempre fuiste el fuerte, el que podía con todo. Por eso quiero regalarte todos los versos que escribo, mis miradas pérdidas, mi insomnio, mis ganas de volver a verte, mis palabras, los besos que nunca más podré darte, y esas lágrimas dichosas de ser libres.  
Ahora sé que no hace falta tener frío para querer un abrazo tuyo; que la vida nos sirve la sopa fría y la limonada caliente. Que nosotros tenemos que aprender a nacer, a respirar y a vivir por nosotros mismos. Y alguien me ha dicho que sí nuestro corazón sigue latiendo siempre habrá un tiempo para que todo lo demás vuelva a ser perfecto. El perfecto que descubrimos. Juntos. Porque, ahora sé que prefiero pelear mil millones cuatrocientas mil diez veces contigo, antes que estar sin ti. 

domingo, 27 de abril de 2014

Nyctophilia.

Hoy no es una noche muy estrellada. Más bien las nubes cubren la mayor parte de este pedazo de cielo. 
Cada vez que respiró, tengo la sensación de que se me acaba la vida; echa de esa marca de tabaco tan fuerte que siempre me hace toser. Le doy una calada hasta que siento mis pulmones repletos del humo que me mata, como veneno, cada día un poco; hasta consumirla casi por completo.. Y a pesar de saber que esa marca siempre me hace toser, sigo obsesionada con tener que conseguir fumar siempre de los mismos pitillos. 
Y lo que parecía eterno, se fue a la mierda en un expiro. El humo se mezcló con el aire y, hoy, con estas espantosas nubes que ya no dejan ver que sigue habiendo un precioso cielo lleno de estrellas al otro lado.  Todo se fue a la mierda de un día para otro. Ya ni sí quiera somos...,tan sólo fuimos. (Maldito el tiempo que todo lo rompe.)
Éramos dos; como olas estampándose contra las rocas. 
Ahora estoy sola, esperando ese "vuelve, te echo de menos." A pesar de saber que no va a llegar nunca -vuelvo a darle otra calada a la vida- y de repente llega el otoño gris, y la lluvia se apodera de mis ojos. 
Pero dime, ¿qué le vamos a decir al mundo de eternidad, sí para el solo vivimos un día?


martes, 15 de abril de 2014

Take me away from here.

Cerré los ojos y le pedí un favor al viento: llévate todo lo que no sea necesario. Estoy cansada de equipajes pesados que no me dejan avanzar. De ahora en adelante sólo quiero llevar lo que quepa en mi bolsillo y en mi corazón, con la esperanza de que me abriguen esas pequeñas casualidades que nos cambian la vida. 
Ya he aprendido a irme y no volver. Aunque a veces echo la vista atrás y cuando no puedo dormir miro la parte vacía de mi cama y pienso en las cosas que te diría sí estuvieras a mi lado. Ahora te dedico lágrimas, algunas sonrisas y cientos de cartas sin sello con miles de palabras sin sentido que nunca leerás. 
Pero, ya sabes como es la vida, todo puede cambiar de la noche a la mañana. Nosotros quisimos ser tanto que se nos olvidó ser algo. Se nos olvidó el por qué. El por qué de todo. De nuestras rarezas, de nuestras risas, de nuestros besos con lengua, de mi miedo a la oscuridad o de tus manías tontas. Nos dejo de importar el por qué y nos olvidamos de todo. De cómo querer o de como seguir. Nos equivocamos de mapa y se nos olvidó el camino... 

domingo, 9 de febrero de 2014

Alguna vez creí saber donde iban las palabras que el viento se llevaba.

En algún lugar, entre sus ojos y su sonrisa, me enamore de él. Tenía tantas ganas de decirle tantas cosas, pero a la vez de mantener protegidas todas esas palabras que guardaba dentro. Pero es tan ausente y presente siempre... Y aquí sigo, robando oportunidades para hablarle.
A veces siento que la lluvia me habla. Quizá sea por eso por lo que me encanten los días como hoy. Donde las nubes lo tapan todo, incluso las preocupaciones. Me habría gustado que nos hubiésemos conocido en otra vida. Lejos de esta averiada realidad. Llena de hielo y vacía de ti. 
Hace un tiempo volví a preguntarme si, este donde este, piensa en mi.
Aquí las cosas no han cambiado mucho desde que decidió marcharse. Todo sigue igual. Camino por las mismas calles y utilizo el mismo perfume que tanto le gustaba. Quizá ya no recuerde cómo era. Deseo tanto que pudiese olerlo ahora. Aquí. Conmigo. Quizá ya no recuerde el camino de vuelta. Ya sabes... Aquí las cosas no han cambiado mucho desde qe decidió marcharse. Camino por las mismas calles y sigo creyendo que algún día, aparecerá de nuevo por esa puerta. 

 

lunes, 3 de febrero de 2014

I can't wait for thuesday.

--""Otro fin de semana fallece entre mis manos y nunca podré hacer nada para que vuelva. Aunque en realidad la verdadera batalla está aquí mismo. En mi cabeza, en donde muchas cosas me dicen que perderé; en dónde sólo yo sé como sigo en pie. A veces sería bueno sí pudiésemos meter todo el dolor en un sobré y devolverlo al remitente. Y... ¿Sabes? He aprendido que los amores, pueden llegar por sorpresa o terminar en una noche. Que los grandes amigos pueden convertirse en grandes desconocidos y, que por el contrario un desconocido puede convertirse en alguien inseparable. Que el "nunca más" nunca se cumple y que el "para siempre" siempre termina. Que el que arriesga no pierde nada y el que no arriesga, no gana. Que sí quieres a una persona, búscala, mañana será tarde. Que el sentir dolor el inevitable, pero sufrir es opcional. Y sobre todo he aprendido que no sirve de nada seguir negando lo evidente. Y, no te propongo una vida entera. No sí quiera te propongo una vida. Yo sólo quiero que pasen los días y tu sigas siendo el tesoro que nunca antes tuve. Pero las cosas no son tan fáciles y menos sí en el día se reducen las horas, los minutos y los segundos. A parte, nosotros sabemos muy bien lo que significa que llueva en contra de nuestra causa. 
Te garantizo que habrá épocas difíciles, y que en algún momento alguno de los dos o los dos querremos dejarlo, pero también te garantizo que sí no te pido que seas mío, que me beses y que te quedes me arrepentiré siempre , porque perderte sería como quedarme sin vida y quedarse sin vida estando viva es lo peor que te puede pasar. ""--




martes, 28 de enero de 2014

¿Quienes son ellos para juzgar la vida?

``Ella es la típica chica que siempre lleva el mismo peinado al colegio. La que si le dicen algo malo se ríe y hace como que no le importa, pero en realidad le duele.
Sabe que no es íntima amante del maquillaje, que se mira al espejo y se siente fea en comparación de las otras chicas... que ninguna foto suya termina de convencerla, que tiene un amor a kilómetros de donde vive, que le gusta expresar sus sentimientos escribiendo y que no esta sola en el mundo, pero tampoco mucha gente la quiere. ´´
¿Quienes son ellos para juzgar la vida?


Read All About it. ♥

domingo, 8 de diciembre de 2013

Survive.

Las olas mecían el camarote en el que fogosos nos fundimos,  borrachos de amor y de vino. Abrí los ojos y salí a cubierta con su camisa blanca a medio abrochar. El aire húmedo de la mañana golpeaba suavemente mi cara y enredaba incluso más mi cobrizo cabello. Arremetí mi flequillo despeinado en la oreja. 
Sabía que la belleza de aquel amanecer era incomparable aunque el dijese que el movimiento de mis caderas era mucho más hermoso. Le encantaba contradecirme.
 
Remuevo la taza de té que preparan para mi cada tarde. A veces creo que soy la única señora que toma este té de las cinco en todo el condado. Miro por la ventana de la cafetería y arremeto mi cenizo flequillo perfectamente peinado en la oreja.
 
Me encantaba el mar. Y esos momentos en los que el también abría los ojos y subía conmigo a cubierta y me abrazaba por detrás. 

El ruido de la clásica Nueva York se vuelve cada día más insoportable. La joven señorita retira mi taza de vajilla inglesa que tanto me recuerda a casa. Aún así sé que mi casa ahora está aquí. En la vieja Nueva York, en la sexta con la séptima, en aquella desconcertante casa entre todos los inmensos rascacielos; una miniatura deteriorada por el tiempo y las circunstancias, como yo. 

Aquella mañana no despertó. Los médicos afirmaron que el aire del mar le vendría bien, pero eso sólo funciono los cinco primeros meses. Ni siquiera habíamos podido elegir los muebles de la desconcertante casa que compramos en la gran manzana. 

Sigo echando de menos Irlanda. Me hubiese gustado que nuestra hija hubiese conocido aquellas praderas. Me hubiese gustado que le hubiese conocido a él. Mientras tanto le escribo sabiendo que nunca podrá leer mis cartas. Aún así iré a verle esta tarde, recogeré la carta de ayer, y dejaré la próxima bajo la maqueta de nuestro velero.  



domingo, 3 de noviembre de 2013

See me saying goodbye.

El universo lloraba desolado al verte marchar. Mi corazón se estremeció unos segundos antes de dejar de latir por un momento. Te habías ido. Ya era una realidad."dolorosa realidad." Murmuré. "Puta realidad." Grité. "El destino nos hace encontrar tesoros para que luego nos sean arrebatados" pensé. 
Quizá fuese cierto. Quizá tan sólo fuiste una fugaz fama que se difumino en la oscuridad de la noche. 
La verdad, estaba furiosa, yo te quería y no supiste descubrir hasta que punto habría arriesgado mi vida con tal de no perderte. "Te quería". Saberlo todavía hace que me pregunte por qué lo hiciste. 
Supongo que el resultado de todo es quedarse con la esencia de los momentos que marcaron tu vida. Tú me marcaste, pero apenas guardó un miligramo de tú esencia. Te lo llevaste todo contigo. Me dejaste sin nada. Es agradable mirar atrás. Darse cuenta de cómo nunca lo vi venir. Todo obra de un tipo de casualidad divina que hace que la teoría de felicidad que creas a lo largo de la relación se dé la vuelta en un segundo y dos milésimas. 
En la vida te darás cuenta de que existen muchos tipos de personas. Personas que te probaran, personas que te utilizarán, personas que te amaran, y personas que te enseñarán. Pero los que son realmente importantes son aquellos que sacan lo mejor de ti. Las escasas e increíbles personas que hacen que recuerdes por qué todo merece la pena. Que a veces... Hacen que comprenda por que te fuiste.. Y ¿sabes una cosa? Yo tampoco creo que merezcas a alguien como yo. 


sábado, 2 de noviembre de 2013

••

"Me encantan las camas desechas. Me encanta cuando la gente llora borracha y no puede ser otra cosa más que sincera en ese momento. Me encanta la apariencia de los ojos de aquellos que se dan cuenta de qué están enamorados. Me encanta la cara de quienes se acaban de levantar, intentan recordar su sueño y se dan cuenta de que lo han olvidado. Me encanta el sentimiento de la gente cuando muere su personaje favorito. Me encanta cuando la gente cierra los ojos y viaja a algún lugar en las nubes. Me enamoro de las personas y de  los momentos todo el tiempo. Me enamoro de sus caídas, de sus maquillajes deshechos y de sus sueños. Me enamoro de esas cosas tan bonitas que no existen palabras."

viernes, 1 de noviembre de 2013

••

"Me encantan las camas desechas. Me encanta cuando la gente llora borracha y no puede ser otra cosa más que sincera en ese momento. Me encanta la apariencia de los ojos de aquellos que se dan cuenta de qué están enamorados. Me encanta la cara de quienes se acaban de levantar, intentan recordar su sueño y se dan cuenta de que lo han olvidado. Me encanta el sentimiento de la gente cuando muere su personaje favorito. Me encanta cuando la gente cierra los ojos y viaja a algún lugar en las nubes. Me enamoro de las personas y de  los momentos todo el tiempo. Me enamoro de sus caídas, de sus maquillajes deshechos y de sus sueños. Me enamoro de esas cosas tan bonitas que no existen palabras."

viernes, 11 de octubre de 2013

Ni una palabra.

Sólo tu y yo sabemos lo que ignora la gente cuando nos besamos, cuando estamos juntos, cuando me das la mano, me rozas o pegas tus pies a los míos. Ese cosquilleo indescriptible que me hace sentir completa ¿Sabes de lo que hablo? Simplemente de ti y tu maldita costumbre de pararme el corazón con tu sola presencia. Y acelerarlo en un golpe con simplemente sonreír. "Y con en paso de los días aprendí el valor del tiempo. Entonces comprendí que un minuto a su lado eran sesenta segundos en el paraíso."

viernes, 4 de octubre de 2013

"GRACIAS"

Como sí de un interruptor se tratase, el despegue de aquella mariposa parda, hizo tronar el hasta entonces despejado cielo. 
En ese momento supuse que el Monzón tan sólo acababa de empezar. Una vez más entre tantas. 
Odiaba cuándo abría la ventana cada mañana y el aire mojado golpeaba con fuerza mi cara. Ese aire "dichoso" de ser libre. Cómo desearía poder serlo. Poder escoger por mi misma lo que debo hacer, aprender a luchar contra las adversidades y a asumir mis los errores que algún día cometí, y los que quedan por cometer. Poder recorrer el mundo con mi guitarra al hombro. 
No creo que esté todo lo valorada que merezco. No esperó ser la única con esta sensación . Pero hoy; ahora, me siento incomprendida y pequeña frente a los abucheos de un teatro renacentista inundado de amantes del heavi-metal. 
Me gustaría despertar algún día en un mundo en el que al fin haya triunfado sin ayudas ni comodines. Despertar en un gran auditorio repleto de gente que cree en mi, en lo que creo que he nacido para hacer, y poder gritarle a los cuatro vientos un "gracias" destinado a todas esas personas que nunca dudaron de mi talento.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

,,Lágrimas de alegría,,

lightbulb | via Tumblr





Es curioso escuchar el diferente sonido de una lágrima. Si cerramos los ojos es fácil percibir si es de felicidad o de inexplicable tristeza. El brillo de las  lágrimas de alegría es deslumbrante; en cambio mirar fijamente unos ojos que lloran con absoluta tristeza hace que una pequeña parte de tu corazón se contraiga como el aire de los globos de los niños con el paso del tiempo.
Ella lloraba porque sabía que le había perdido para siempre. Sabía que no habría forma física de volver a aquellas tardes de otoño en el banco de aquel parque, o al primer atardecer que vieron aparecer por la ventana. Se había ido, eso era todo. No había más que explicar. Siempre confió en que fuese una historia in-acabada, como pasa en esas películas en las que después de tanto tiempo  ÉL y ELLA  vuelven a encontrarse casualmente, como en el pasillo de aquel instituto. Pero en realidad nunca le ha sucedido a alguien que yo conozca. Y creerme si os digo y confieso que conozco a mucha gente. Después de él hubo muchos otros chicos, pero muy pocos hombres.
Creía que la oscuridad cesaría el día que decidí volver a encender la luz que había iluminado mi vida hasta entonces, pero por algún casual, todas las pilas de la ciudad estaban agotadas y mi linterna, inválida, perece en aquel estante desde el día que me que sin pilas, y sin fuerzas para seguir.

domingo, 8 de septiembre de 2013

Cuestión de prioridades.

A veces una se da cuenta de que el secreto de la perfección no siempre se encuentra tras ese cabello largo y rubio, en la habítación de tus sueños o en ese inalcanzable abrigo y esas botas de marca que tan de moda estan.
A veces una se da cuenta de que el secreto de la perfección es un timo. Que nadie nunca podrá llegar a ser perfecto. Ni siquiera las chicas de las fotos de esa increible página que no puedes dejar de visitar o las que aparecen en esa revista semanal tan cotizada; con su pelo inmensamente largo, vistiendo ese abrigo y botas que seguramente no vuelvan a ponerse.
A veces una se da cuenta de la belleza de las cosas simples. De poder saber apreciar el sabor de las buenas cosas y saber esprimirlas hasta el final cuando se tienen. Porque seguramente yo no me parezca en nada a esas chicas y lo más probable es que nunca lleve ese abrigo o calce esas botas, pero aun así mi madre seguirá repitiéndome cada día que para ella, siempre seré perfecta gracias a mis imperfecciones.

jueves, 25 de julio de 2013

Vacía.

La montaña de libros que llevaba construyendo desde que decidió encerrararse en ella misma comenzaba a rozar el techo de la habitación. Las paredes se aproximaban cada vez más. Sus derrotados dedos llenos de cortes producidos por las numerosas páginas de grueso papel que contenía cada libro. La esperanza se despegaba poco a poco de ella como el curiosamente desgastado papel que cubria la sala; lleno de arañazos y golpes, como su corazón. El frio de una neblina que crecía a lo alto se apoderaba de su cuerpo esposado a los libros que le quedaban por leer. Llenos de historias de amor, imposibles de suceder en la vida real. Soñaba con ser la princesa de algún cuento de hadas. Con poder recuperar todos los besos que en realidad nunca recibió.

martes, 18 de junio de 2013

Just let me go.

Al fin ha pasado este calvario. Adiós exámenes, adiós colegio, adiós profesores, adiós envidiosos desesperados por obtener una vida tan increíble como la mía. Adiós a todo y hola al verano que pienso pasarme después de todo un año lleno de baches.
Hoy me he sentado delante del ordenador, esperando que la luz de alguna parte se encienda para que pudiese saber donde ir. Esperando un mensaje que dudo llegará algún día; un sueño imposible y un amor todavía más aún. No creo que este dolor de cabeza valla a marcharse tan fácilmente. No creo que una vulgar aspirina valla a hacer que desaparezca. Solo siento fuerzas para dedicarle unas palabras a los malos tiempos para que sepan que pueden irse, que ya he guardado el paraguas y no pienso volver a sacarlo nunca más. Prefiero mojarme sabiendo que lo hice mal antes que refugiarme y huir de la asfixiante realidad que esta acabando con todo lo que tanto me ha costado construir. Necesito una tregua indefinida. Estoy cansada de luchar en una guerra que no lleva a ninguna parte. Un soplo de aire fresco que me haga sentir viva. Porque no hace falta estar muerto para dejar de vivir. 


miércoles, 24 de abril de 2013

Be free.

Hace dos horas decidí pensar en el pasado de una forma diferente. En algo como una forma de no volver a hacer las cosas. Ha sido divertido. He descubierto pensamientos en mi cabeza que creí desaparecidos. He destruido muchos otros por el simple echo de que ocupaban una memoria que utilizare en un nuevo momento junto a una persona que realmente se merezca ese espacio en mi.

domingo, 14 de abril de 2013

La vida no es perfecta, pero tiene momentos que si lo son.

A veces me pregunto si tu también  sonríes cuando hablas de mí. Si te sonrojas, o si te vuelves torpe. A veces cuando menos lo esperas, las cosas buenas suceden. A veces hay que cerrar algunas puertas, no por orgullo, sino porque ya no te llevan a ninguna parte. A veces no es tan facil como parece. A veces no es tsn dificil.
El amor no es como lo pintan, ni como lo cantan, ni como lo escriben. Es como lo sientes. Como un beso de esos que dicen: "Eres todo lo que había estado esperando". Como ese recuerdo que siempre nos llenará los ojos de lágrimas.

"Todo el mundo quiere felicidad con dolor, pero no se puede tener un arco iris sin un poco de lluvia."

domingo, 7 de abril de 2013

La esperanza es la mejor arma que las personas tenemos contra los destructores de sueños. Los que día a día te repiten que nunca podras lograrlo, que es imposible, que ya pasó tu triunfo. Los que deshacen la cama una y otra vez para llenar sus vidas. Los que sin el llanto de alguien no serían nadie. Los que pretenden hacernos olvidarnos de las columnas de la vida. Pero nunca es tarde para mirar a atras y plantarle cara al miedo de perderlo todo por una mala jugada. Ya es hora de dejar atras la posivilidad de no poder ser quien siempre quisimos. Jamás dejes que alguien condicione tu vida ni la arrugue como una hoja de papel; de eso ya se encargará el tiempo que perdiste.

sábado, 6 de abril de 2013

Construimos nuestras vidas con un material soluble que cada día se hacía más fuerte. Alrededor de la casa de campo de alejada de aquella lejana ciudad. Crecía como el almendro que juntos plantamos en el jardín de casa. Solíamos pasar las tardes de lluvia pegados a la ventana, observando escurrirse las gotas por el doble cristal, eufóricas. Leíamos libros de incomparables romances felices de tener uno tan real. Creíamos en los cuentos de hadas y en los finales felices. En los flechazos, y en que todo tiene su parte buena. Vivímos al margen del mundo. Sin frenos, ni embragues, ni palancas de cambios. Nunca nos cansamos de estar juntos. Hasta que llegó el día en el que te marchaste, con una silenciosa melodía, sin decir adiós. Y ese material del que nuestro amor estaba compuesto, cayó al suelo haciéndose pedazos sin piedad. Clabandose en mis pies cada vez que intentaba seguir mi camino. Recordandome a cada paso que no te olvidaría nunca.
Hoy, he decidido entretenerme. He salido a la calle y he podado un poco el Almendro del jardín. Me he sentado en la silla de madera blanca que te gustaba tanto; colocada en esa parte del porche en la que siempre hace sombra. Me he sentado a ver la lluvia caer desde otro punto de vista. Me he dado cuenta de que caen y luego se golpean contra el suelo desapareciendo entre el resto como todas las lágrimas que he derramado por ti. Me he dado cuenta, de que todo tiene una vida que algún día debe acabarse. De que nada, excepto este amor, durará eternamente.